habitos de correr

La idea de correr es genial. Simplemente sal por la puerta y recorre la cuadra, atraviesa el parque local y regresa a casa para darte una relajante ducha. De hecho, una vez que adquieras el hábito, experimentarás los efectos de lo que popularmente se conoce como el “subidón del corredor”. Tu cerebro comenzará a liberar sustancias químicas que te harán sentir bien, como la dopamina y los endocannabinoides, mientras estás en movimiento, lo que te inspirará a continuar haciendo aún más ejercicio. Pero, y este es un gran pero, antes de que puedas disfrutar de estos beneficios, debes ser capaz de salir adelante en primer lugar. La gran pregunta es cómo adquirir el hábito de correr para no parar después de dos semanas.

Cómo adquirir el hábito de correr: La forma más sencilla

salir a correr

Desafortunadamente, los expertos dicen que no se puede confiar en la pura fuerza de voluntad. Según algunos expertos, cuando dejamos que nuestra voluntad actúe, tus limitados recursos se ven abrumados rápidamente. Tu resolución se debilita durante los momentos de estrés y fatiga, y tu fuerza de voluntad sucumbe a muchas otras cosas que parecen más atractivas que correr. Para superar este dilema, aquí hay una estrategia detallada sobre cómo adquirir el hábito de correr.

1. Planifica con anticipación

Los hábitos se componen de grupos únicos de señales (como el estado de ánimo, la hora, el lugar, la música, ciertas personas, etc.), una recompensa (por ejemplo, batido, ducha caliente, masajes, chocolate, etc.) y una rutina (en este caso, en ejecución). A partir de ahí, puedes comenzar eligiendo algunas señales (como la mejor ruta a seguir, el momento más conveniente para correr, etc.) y recompensas que te motivarán a correr. Usando estas señales y recompensas, escribe un plan adecuado y publícalo en un lugar que puedas ver sin esfuerzo.

Si corres por la mañana, puedes precargar tu iPod con una mezcla de música energizante. Luego, elige una ducha larga, caliente y relajante como recompensa. Cada vez que escuchas la música por la mañana, te pones a correr como de costumbre. Todo con la imagen de una ducha larga, relajante y caliente en el fondo de tu mente. Escribes este plan y publícalo en un lugar donde puedas verlo. Intenta adherirte a él durante una semana. Si te encuentras cediendo a las tentaciones, intenta usar diferentes señales o recompensas.

2. Se consistente

El éxito de tu nuevo hábito de correr dependerá de tu constancia. Cree y mantén una rutina regular que le indique automáticamente a tu mente y cuerpo cuándo es el momento de correr. Esto incluye elegir una hora específica del día para el ejercicio y ceñirte a ella. Intenta colocar tu ropa de correr al lado de la cama antes de irte a dormir. También escucha la misma música de entrenamiento cuando salgas. Según los expertos, esto es necesario para crear vías neuronales que eventualmente convertirán el ejercicio en un hábito.

3. Recompensa inmediatamente

Prepara recompensas instantáneas para disfrutar después de tu carrera. Esto podría ser cualquier cosa que realmente te guste, como un pequeño trozo de chocolate negro, un batido o una ducha caliente. La idea es ayudar a tu cerebro a asociar la actividad con una recompensa inmediata y, en última instancia, hacerla automática. Y la única forma de enseñarle a tu cerebro sobre la recompensa es a través de la experiencia.

4. Establece un buen sistema de apoyo

Intenta incorporar actividades estimulantes en tu rutina de carrera para hacer las cosas más interesantes. Por ejemplo, podrías aprovechar un poco de tiempo para socializar reuniéndote con algunos amigos durante la carrera. Recuerda controlar tu progreso y las mejoras en tu estado físico mediante el seguimiento de sus millas.

Este sistema de cuatro pasos debería prepararte para que sigas corriendo con regularidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *