Si tienes un movimiento en el horizonte, estarás súper motivado para hacer algunas eliminaciones mientras te espera un lienzo en blanco. Para comenzar, sigue una pauta simple: ¡Busca formas de reducir el estrés en el hogar! A continuación se muestran algunas formas de hacerlo.

1. Busca comodidad

Todos los seres humanos tenemos una gran necesidad de seguridad y protección y buscamos esos atributos en nuestro entorno. También buscamos la comodidad física, como un ambiente con la temperatura adecuada, y la comodidad psicológica, donde hay una mezcla de familiaridad y estímulo. ¡Así que considera cómo podrías aumentar tu nivel de comodidad!

  • Aumenta tu sentido de seguridad haciendo una auditoría de tu hogar, quizás con información o ayuda de tu departamento de policía.
  • Para mejorar la seguridad en el hogar, lee Crea un hogar seguro.
  • Evalúa la comodidad física de tu hogar: Sus muebles, pisos y temperatura, por nombrar algunos. Es posible que puedas hacerlo más acogedor con cambios simples, como una alfombra pequeña junto a la cama, o decidir comenzar a ahorrar para artículos más grandes, como sillas más cómodas.
  • Considera cómo podrías agregar alguna novedad o interés a tu hogar para un pequeño estímulo.

2. Elimina el desorden

casa ordenada

El “ruido” visual aumenta el estrés. Un entorno desordenado, sucio o confuso puede hacer que nos sintamos preocupados, tristes o indefensos.

Comienza con un área pequeña. Limpia un mostrador, ordena un estante u organiza un cajón. Esto te dará una sensación de éxito que te ayudará a seguir adelante y te dará un lugar al que mirar cuando el caos en otros lugares sea desalentador. Manten esa área libre de desorden de ahora en adelante, y construye sobre ella abordando un área adicional a la vez.

3. Deleita tus sentidos

  • Elige colores que le parezcan atractivos para tus paredes y muebles.
  • Coloca fotografías y objetos que tengan un significado especial donde los veas con frecuencia.
  • Agrega obras de arte que te gusten o un acuario
  • Si te gusta el sonido, agrega un elemento de agua
  • Considera conseguir un difusor o vaporizador para dispersar los aceites esenciales que te parezcan atractivos.

4. Mejora la luz

La luz del día, es decir, la luz natural, se asocia con un mejor estado de ánimo, una moral mejorada, una menor fatiga y una menor fatiga visual. Aprovecha la luz natural que tengas. Luego, complételo con una variedad de fuentes de luz, como una lámpara de pie.

5. Trae la naturaleza

plantas para la casa

Los estudios demuestran que incluso un contacto breve con la naturaleza puede reducir significativamente el estrés, reducir la ira y el miedo y aumentar los sentimientos agradables. Así que si tienes vistas a árboles u otras plantas o elementos naturales, coloca una silla cómoda donde puedas disfrutarlos. También puede agregar plantas de interior, acuarios o arte con un tema de la naturaleza y obtener gran parte del mismo efecto.

6. Reduce el rugido

Trabaja con estas sencillas sugerencias:

  • Se consciente de tu producción personal de ruido. Por ejemplo, ¿realmente estás viendo la televisión o simplemente está encendida como “ruido de fondo“? ¿Podría utilizar una podadora de empuje en lugar de un modelo motorizado? ¿Seleccionar “vibrar” en lugar del último tono de llamada? Incluso las pequeñas acciones aumentan la paz.
  • Planta árboles, especialmente árboles de hoja perenne, como pantalla de ruido.
  • Intenta reproducir grabaciones de sonidos naturales, como el agua o los pájaros, para enmascarar el ruido urbano que causa estrés.

7. No te olvides del jardín

Las investigaciones apuntan a los muchos beneficios de tener un jardín, y cuanto más cerca esté de tu casa y más lo visites, más efecto positivo tendrás sobre el estrés. ¡La jardinería también es un buen ejercicio!

8. Empieza con algo pequeño

casa comoda

Una forma de comenzar es elegir una habitación o rincón que pueda convertir en un espacio de curación. Si ya tienes un lugar favorito que puedes usar, maravilloso. Si tiene buena luz natural y vista al aire libre, mejor aún.

Luego considera qué actividades encuentras más curativas y adapta el espacio a ellas. Te encanta leer Mueve una silla cómoda y con buena luz al espacio. Meditas Quizás una fuente de agua te ayude a relajarte y concentrarte. Incluso puedes encontrar que tu espacio de curación es un banco de trabajo donde construyes o arreglas cosas, y lo que necesitas es organizar tus herramientas y proporcionar buena luz.

9. Considera tu entorno interior

Junto con tu espacio físico, considera también tu entorno interior. Ten en cuenta que el optimismo, la resistencia, la autoeficacia y el sentido de control están relacionados con la buena salud y que se pueden aprender y practicar. ¡Establece una intención positiva para tus interacciones en casa!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *