cuerpo saludable

A muchos de nosotros nos resulta bastante difícil motivarnos para hacer ejercicio. Cuando nos sentimos deprimidos, ansiosos, estresados o tenemos otros problemas mentales o emocionales, puede parecer doblemente difícil. Esto es especialmente cierto en el caso de la depresión y la ansiedad, que pueden hacer que te sientas atrapado en una situación atrapante.

La mayoría de las actividades requieren planificación; comenzar y mantener un programa de actividad física también. Por esas razones el día de hoy te compartiré algunos consejos para prepararte para hacer ejercicio. Así que a tomar nota y a comenzar a sentirte bien contigo mismo.

1. Haz del Ejercicio una Prioridad Principal

caminar y ejercitarse

Conoces los beneficios para la salud de la actividad física. Si quieres sentirte bien, deja caer algo de ese exceso de peso, aumenta tus niveles de energía, mejora tu estado de ánimo y te sientas más relajado, comprométete a una vida más saludable. Recuerda, si necesitas ayuda, solicítala. Habla con tu médico de cabecera local, salud o aptitud física aliada proveedor sobre el estado de tu salud. Pregúntales cómo pueden apoyar tu actividad física. Si es posible, recluta un equipo calificado para apoyar tus cambios de estilo de vida.

2. No te peses todos los Días ya que tu Peso Fluctúa Diariamente

Pésate una vez por semana a la misma hora del día. Recuerda, muchos de los beneficios del ejercicio son más que la pérdida de peso.

3. Elabora un Plan de Acción de Actividad y Úsalo

Lleva un diario de tus actividades. Este podría ser un plan semanal que establece las actividades específicas que va a hacer cada día y por cuánto tiempo. Incluye tu objetivo para esa semana o mes y crea recompensas (como entradas para el cine, en lugar de algo como comida rápida para llevar).

4. Ten en Cuenta Algunas Sesiones Perdidas y Contratiempos

Estos son inevitables y una gran experiencia de aprendizaje. Si los planifica y los acepta, se pueden hacer modificaciones a su plan sin mayores interrupciones.

5. Tómate el Tiempo para Hacer Ejercicio

No tienes que encontrar horas cada día para hacer ejercicio. Con solo 30 minutos de actividad de intensidad moderada, que aumenta tu ritmo cardíaco y tu respiración, en la mayoría, si no todos los días, notarás los beneficios. Incluso te puede dividir en trozos de 10 minutos.

El entrenamiento a intervalos de alta intensidad (HITT) es un método popular de entrenamiento que lleva menos tiempo y muestra algunos resultados positivos en ensayos de investigación. HITT generalmente implica la repetición de ejercicios a altas intensidades justo debajo del esfuerzo máximo con períodos de descanso. Es recomendable buscar apoyo y supervisión de expertos antes de comenzar este tipo de actividad.

6. Elige un ejercicio

ejercicios vista al mar

Piensa en lo que te gusta hacer. Considera el entorno que disfrutarías al estar físicamente activo. Puede ser interior, exterior, en una piscina o con equipo. Esto te hará más agradable, lo que ayuda a mantenerte motivado.

7. Convierte las Cosas Cotidianas en Tiempo Activo

Haz tus tareas diarias más activas. Vé por las escaleras. Trabajar un sudor de las tareas domésticas. Estaciona tu auto más lejos. Toma el transporte público, que generalmente requiere caminar. Romper largos períodos de estar de pie y moverte. Pasa tiempo activo con los niños: juega en el parque o en el patio trasero.

8. Rechazar Excusas

La mayoría de las personas pueden encontrar muchas razones para no estar activas. Demasiado ocupadas o demasiado cansadas, sin tener la capacidad, el dinero o el apoyo. La mayoría de estas barreras se pueden superar. No dejes que se interpongan en el camino de una persona más feliz y saludable.

Piensa en los beneficios versus los costos. Hay muchas buenas razones para estar activo. Puedes quemar kilojulios, mejorar tu salud, reducir el estrés y hacer nuevos amigos. Elabora una tabla de los beneficios de estar activo versus los costos de permanecer sedentario.

9. Revisa tus Planes y Metas, y has un Seguimiento de tu Progreso

ropa deportiva

Puedes descubrir que puedes aumentar gradualmente algunas actividades mientras que otras son demasiado difíciles. Podrías considerar momentos más convenientes para hacer ejercicio o encontrar algunas actividades nuevas.

Puede haber ocasiones en las que se necesite el asesoramiento de un profesional de la salud o del ejercicio para que puedas superar las mesetas en el progreso de tu entrenamiento. El seguimiento de tu progreso puede ser un gran motivador. Manten un diario o usa una de las aplicaciones para teléfono o tableta que están disponibles. Alcanzar cada objetivo te dará la confianza para luchar por el próximo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *