bienestar general

Cualquier momento es el ideal para incorporar a nuestra rutina buenos y mejorados hábitos a base de reiteración, apoyo y premios. ¿Y por qué no empezar ahora? Sin presionarte a ti mismo puedes trabajar poco a poco en tu productividad en cualquier ámbito que lo necesites, bien sea personal, laboral o incluso en tu círculo familiar. De esta manera conseguirás la armonía que necesitas. ¡Aquí te dejo algunas costumbres que puedes empezar a aplicar para mejorar tu día a día!

Antes de comenzar a puntualizarte cada hábito, debes saber que existe una pequeña fórmula para conseguir el éxito en cada uno: platéate algo que sea realista, apóyate en personas que puedan practicar lo mismo a tu lado y regálate algo que sirva de premiación por tu esfuerzo. ¡Simple!

Teniendo eso en cuenta, tu cuerpo y tu mente agradecerán y recibirán positivamente cada nuevo hábito que desees incorporar a tu día a día. Ahora bien, ¡hablemos de ellos!

Enfócate más en ti

Sabes que lo necesitas y esto es primordial para cualquier actividad que realices. Aprovecha este tiempo para preocuparte y ocuparte por tu salud mental, en resolver tus problemas internos y estar en paz contigo mismo. De esta manera, te aseguro que todo lo bueno empezará a fluir para ti.

Trabaja en tus relaciones interpersonales

Sin importar si en estos momentos estás solo o no, es una genial oportunidad para acercarte a tus seres queridos. Y, más aun, si convives con ellos. Aprovecha para pasar tiempo de calidad juntos, para jugar, conversar, cocinar y crear momentos especiales.

Toma más agua, cuida tu salud

¡Sí! Este es un aspecto súper importante que tienes que empezar a hacer constantemente. Los beneficios de beber este líquido vital son enormes, como mejorar tu sistema inmunológico, hidratarte, evitar dolencias y aunque no lo creas, mantenerte más activo.

Plantéate un horario de ejercicio o de cosas que te gusten hacer

hábitos

En esta oportunidad no me refiero a realizar ejercicios o deportes con repeticiones que te canses. Aquí lo que importa es que sea algo que te haga sentir bien. Puedes bailar, pintar, decorar, escribir, cocinar y mucho más.

Toma al menos una hora al día para enfocarte en tu hobby y distraerte un poco. Podría ser el momento de iniciar con algo que, posiblemente, estabas postergando por falta de tiempo o ganas. ¡Ve a ti!

Estudia un poco sobre algún tema de tu preferencia

Sin exigirte demasiado, te aseguro que siempre hay temas de tu interés que son importantes y que podrían ayudarte. No importa el tema que más te guste, siéntate un rato a investigarlo, a aprender y a poner esas neuronas a funcionar más que nunca. Y si tienes alguna idea de negocio que no te has atrevido a materializar, es hora de que empieces a ponerle un poco de cariño a tus proyectos.

Practica tu empatía

No dejes que las situaciones te agobien o te pongan de mal humor. Trabaja en mejorar ese aspecto y ayuda al que más lo necesite, así sea con algo mínimo.

Descansa

¿Quién dijo que relajarte era un mal hábito? Solo no debes abusar del descanso, pero lo cierto es que nuestro cuerpo lo merece. Y no se trata solo de dormir largas horas, también es ver una película, una serie o leer un buen libro desde la comodidad de tus espacios. ¡Lo importante es que lo hagas!

Ya que conoces estos nuevos hábitos, te retamos a ponerlos en práctica, incluso incorporar más. Todo esto irá en beneficio de tu salud emocional y física. Por otro lado, recuerda desechar todo aquello que te limita y merma tu bienestar. Ten voluntad para empezar, energía para llevarlo a cabo y mucha persistencia para que no te rindas en el camino.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *