soledad vs aislamiento

Muchas personas están experimentando soledad debido a esta pandemia. Aunque estar solo es una experiencia normal y manejable, no hay que confundirla con sentirse solo, lo cual es una señal de que puedes tener más trabajo interior que hacer.

Soledad vs. Aislamiento

El aislamiento es la sensación que se tiene cuando se quiere conectar con alguien, como tu pareja y/o amigos, y no hay nadie con quien conectarse o tu pareja no está disponible para la conexión en ese momento.

Puede sentirse como una sensación muy difícil de sentir, y hay una muy buena razón para ello. Cuando éramos niños, si llorábamos y nadie venía, podíamos haber muerto, así que muchos de nosotros subconscientemente asociamos el sentimiento de soledad con la muerte. De niños, aprendemos a hacer muchas cosas para cubrir este sentimiento, como:

  • Desconectarnos de nuestro cuerpo, donde están nuestros sentimientos, y permanecer enfocados en nuestra cabeza. Los pensamientos están en nuestra cabeza, y los sentimientos están en nuestro cuerpo.
  • Juzgándonos a nosotros mismos y diciéndonos que es nuestra culpa que no estemos recibiendo el amor que necesitamos porque no somos lo suficientemente buenos, lo que en realidad nos hace sentir una cierta sensación de control, es decir, si sólo podemos cambiarnos a nosotros mismos y ser lo suficientemente buenos, entonces podemos tener control sobre conseguir el amor y evitar el dolor.
  • Usar la comida o la televisión para adormecer la sensación, o incluso recurrir a los cigarrillos o al alcohol a una edad temprana.
  • Tratar de que nuestros padres u otros nos den el amor y la atención que necesitamos con conductas de control como la ira, la conformidad o ser un niño o niña demasiado bueno (en la edad adulta, esto puede traducirse en relaciones codependientes similares o en conductas de control con una pareja romántica).
  • El problema con todas estas estrategias de supervivencia es que son formas de abandonarnos a nosotros mismos, así como de tratar de controlar a los demás, lo que nos hace sentir solos y vacíos por dentro.

Mientras que el aislamiento consiste en querer conectarse con alguien cuando no hay nadie disponible con quien conectarse, la soledad es la sensación de vacío o hueco que se tiene cuando uno se ha abandonado a sí mismo en cualquiera de las formas descritas anteriormente. A veces se puede sentir como flotar en el espacio sin ataduras.

Sentarse con la Soledad

Crecí como hija única con padres narcisistas que no tenían ni idea de cómo amarme o conectarse conmigo. La soledad que sentía en mi casa era tan intensa que tuve que aprender a evitarla. Aprendí a manejarla siendo un ávida lectora, dibujando, pintando, haciendo manualidades, y pasando todo el tiempo que pude fuera o en casa de mis amigos. Y nunca me sentí sola en la escuela. De hecho, había descubierto tantas maneras de manejar positivamente mi soledad que cuando la gente me preguntaba si alguna vez me sentía sola, siempre decía que no.

Todo ese tiempo me abandoné a mí misma desconectándome de mi cuerpo y permaneciendo en mi cabeza para no sentir mi soledad, pero como resultado, a menudo me sentía sola por dentro.

Entonces un día, cuando estaba caminando y haciendo mi proceso de vinculación interna, de repente sentí una intensa sensación de ardor en todo mi torso. Me asustó, y le pregunté a mi guía superior qué era. Afortunadamente, para entonces ya había aprendido a tener una conexión muy directa y a voluntad con mi guía espiritual.

“Soledad”, dijo mi guía.

“¿Soledad? No es de extrañar que haya estado evitando este sentimiento. ¡Duele mucho! ¿Qué se supone que debo hacer con esto?” Le pregunté.

“Pasar el rato con esto. Aprende de ello. Tiene mucho que enseñarte”.

Así que me quedé con élla durante un par de meses, y aprendí algunas de las lecciones más profundas que he aprendido:

  • Aprendí que las situaciones y las personas crean mi soledad, pero creé mi propia soledad interna por mi auto-abandono.
  • Aprendí que cuando me sentía sola con otra persona, era porque uno o ambos habíamos cerrado nuestro corazón, así que uno o ambos no estábamos disponibles para conectar. Eso significa que si sabía que estaba abierta y aún así me sentía sola, entonces también sabía que la otra persona estaba cerrada.
  • Aprendí que cuando alguien se cierra, puedo estar abierta a aprender por qué, o podía desentenderme amorosamente, lo que significaba que terminaba la interacción para cuidarme a mí misma, no para castigar a nadie.
  • Aprendí que, ahora que soy adulta, podia manejar fácilmente el sentimiento de soledad con cuidado y compasión por mí misma y permitir que se moviera a través de mí. Entonces podría hacer algo cuando las personas a mi alrededor no estuvieran disponible para la conexión, como llamar a un amigo con el que pudiera conectar.
  • Aprendí que si me abandonaba cuando me sentía sola, entonces me sentía sola y solitaria, lo que me hacía sentir desesperada y desesperanzada. Pero cuando me mantuve conectada en mi corazón con mi alma interior y mi yo superior, entonces no me sentí para nada sola por dentro, y entonces pude manejar fácilmente la soledad.

Ahora, nunca siento esa horrible sensación de ardor que tuve cuando sentí por primera vez la soledad que había estado evitando durante tantos años. Ahora siento una pequeña punzada en mi interior, lo que ahora sé que significa que me siento sola con alguien (rara vez me siento sola ahora cuando estoy sola) y que puedo tomar una decisión amorosa por mí misma, ya sea para preguntar sobre lo que está pasando o para desentenderme amorosamente.

Lo importante es valorar tus sentimientos de soledad, y ser capaz de observar la importante información que la misma te brinda sobre todas tus relaciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *